El delito de abandono de acreedores alimentarios

 

Establece Amuchategui (2007) que también se le conoce como abandono de hogar, o abandono del cónyuge, hijos o ambos, o simplemente incumplimiento de la obligación de proveer los recursos para la subsistencia familiar. Establece también que debe distinguirse del abandono puramente civil y que se actualizara cuando existiendo el abandono, se produzca o se mantenga latente “un real peligro para los bienes jurídicos”.

 

Es importante resaltar la opinión de Jiménez (2003), un autor clásico de Derecho Penal, establece una sanción penal para los padres y el cónyuge que omiten cumplir las obligaciones que el ordenamiento civilístico les impone de atender a las necesidades de subsistencia de sus hijos o consorte; dicha sanción halla su motivo en que la voluntad del legislador presume en el abandono la existencia de un peligro para la vida del cónyuge o de los hijos a quienes se deja sin recursos para atender a sus necesidades de subsistencia.

 

La vida humana es un bien jurídico de tan suprema jerarquía que explica plenamente el que el ordenamiento jurídico le cerque con sanciones penales frente a toda conducta que encierra un peligro, aunque sea solo presunto.

 

Consideramos que es evidente que debe existir previamente una relación civil para que pueda actualizarse la figura descrita en los códigos penales, siendo el núcleo de la figura delictiva, a decir de Aragón (2007), el incumplimiento de las obligaciones de orden económico nacidas del matrimonio.

 

 

  Regulación en el código penal para el estado de Oaxaca

 

La encontramos inmersa en el capítulo VIII que se denomina “Abandono de personas”, que a su vez se encuentra dentro del título decimosexto, el cual contiene “Delitos contra la vida y la integridad corporal”, que a la letra dice en lo conducente:

 

318.- A quien sin motivo justificado, abandone a sus acreedores alimentarios sin recursos para atender a sus necesidades de subsistencia, se le aplicará de dos a cuatro años de prisión y se le privará de sus derechos familiares. (L Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, 1980).

 

Se trata del Código Penal del Estado de Oaxaca, en el que se habla sencillamente de dejar de suministrar recursos, para cubrir a necesidades de subsistencia de quienes tienen derecho a recibirlos.

 

 

Regulación en el código penal para el distrito federal

 

A diferencia de la regulación de nuestra entidad, el Código Penal para el Distrito Federal (López 2002) contempla con mayor detalle los elementos y peculiaridades de quienes pueden ubicarse en el supuesto y presentar su querella a fin de asegurar sus alimentos.

 

En el artículo se estable que al que incumpla con su obligación de dar alimentos a las personas que tienen derecho a recibirlos, se le impondrá de seis meses a cuatro años de prisión o de noventa a trescientos sesenta días multa, suspensión o pérdida de los derechos de familia, y pago como reparación del daño de las cantidades no suministradas oportunamente.

 

Para los efectos de éste Artículo, se tendrá por consumado el delito aun cuando el o los acreedores alimentarios se dejen al cuidado o reciban ayuda de un tercero. Cuando no sean comprobables el salario o los ingresos del deudor alimentario, para efectos de cubrir los alimentos o la reparación del daño, se determinarán con base en la capacidad económica y nivel de vida que el deudor y sus acreedores alimentarios hayan llevado en los dos últimos años.

 

Vemos que se hace una especifidad al mencionar la obligación de dar alimentos, acentuándose que previamente debe existir una relación familiar, pero además se menciona que el delito se tendrá como consumado, es decir, realizado, aunque el acreedor haya sido dejado al cuidado o reciba ayuda de una tercera persona, en lo referente a la satisfacción de sus necesidades; no da lugar a excepciones de ese tipo.

 

 

Elementos del cuerpo del delito de abandono de acreedores alimentarios

 

Para efectos de lo contenido en el Código Penal de Oaxaca, Aragón (2007) establece los siguientes:

 

a)    Que una persona abandone a sus acreedores alimentarios.

b)    Sin motivo justificado.

c)    Dejando a unos y a otros sin recursos para atender a sus necesidades de subsistencia.

 

En términos más amplios, Amuchategui (2007) hace mención a ciertas peculiaridades de la figura penal que analizamos, como son:

 

I. Sujetos:

a)    Activo: Hay calidad específica (el padre, la madre, el cónyuge que abandona al otro, o también los padres adoptivos; la concubina y el concubinario solo pueden ser activos respecto de los hijos).

b)    Pasivo.- Los hijos, incluso adoptivos y el cónyuge abandonado.

 

II. Conducta típica: consiste en el abandono en que el sujeto activo deja a sus hijos o a su cónyuge, es decir, dejarlos sin recursos para atender sus necesidades de subsistencia.

 

III. Formas y medios de ejecución: puede ser por un alejamiento físico, por simple omisión, por desobedecer a una resolución judicial que establece la obligación alimentaria; la conducta (abandonar) debe implicar un verdadero peligro para la vida o integridad corporal del sujeto pasivo, pues si no hay dicha amenaza o peligro, no se podrá decir que se configure dicho delito.

 

IV. Resultado típico: no se requiere un resultado propiamente físico, pues se trata de un delito de peligro, no obstante que de surgir lesiones o la muerte, el resultado se presumirá premeditado.

 

 

Es de resaltar en la insistencia de que no es necesario que se produzcan lesiones o la muerte, pues nos encontramos ante un delito que la doctrina ha considerado como “de peligro”, lo cual significa que con la sola exposición de los acreedores al riesgo, es posible la imposición de sanciones que contemplen las leyes penales.

 

 

 

 

Punibilidad

 

Debemos establecer que entendemos por punibilidad a la amenaza de una pena que establece la ley, para, en su caso, ser impuesta por el órgano jurisdiccional, de acreditarse la comisión de un delito. Cuando se habla de punibilidad, se está dentro de la función legislativa. Por ejemplo: se está ante la noción de punibilidad cuando el Código Penal establece que a quien cometa el delito de homicidio simple se le impondrán de ocho a 20 años de prisión.” Amuchategui (2007)

 

La punibilidad es un elemento secundario del delito, que consiste en el merecimiento de una pena, en función o por razón de la comisión de un delito; dichas penas se encuentran establecidas en nuestro Código Penal. López, (2008)

 

Ya en materia de nuestros códigos, la que establecen nuestros Códigos son:

 

  • - De dos a cuatro años de prisión y se le privará de sus derechos familiares (Código Penal de Oaxaca).
  • - De seis meses a cuatro años de prisión o de noventa a trescientos sesenta días multa, suspensión o pérdida de los derechos de familia, y pago como reparación del daño de las cantidades no suministradas oportunamente (Código Penal para el Distrito Federal)